5 jul. 2010

Violencia contra el hombre


Algo de lo que casi nunca hablan los medios de comunicación, es sobre la violencia psicológica que sufren muchos hombres por parte de sus cónyuges, concubinas o parejas. Es una injusticia que se sufre en silencio y muchos hombres no pueden hacer nada. La ley está a favor de las mujeres, en la mayoría de los casos; a veces por los hijos o por motivos personales, prefieren aguantar la violencia que padecen.
La violencia del hombre hacia la mujer no es un secreto para nadie y las graves consecuencias que ella acarrea se discuten públicamente y a diario y los gobiernos se preocupan por erradicarla, implementando mecanismos y dictando leyes con esa finalidad. Pero no se habla del hombre maltratado por un hombre o por una mujer. La violencia de la mujer hacia el hombre, es un tema del que pocos varones quieren hablar; unas de las causas de este mutismo parece ser el mismo machismo que impera en la sociedad que a la larga termina aceptándose por el hombre sufrido.
Encontramos en Internet, un artículo titulado “Hombres maltratados por mujeres”, en el que se define lo que debe entenderse por maltrato o abuso. En él se señala que el maltrato o abuso es un patrón de comportamiento controlador. 
.- En una relación intima, el abuso o maltrato es un patrón de comportamiento en los que una persona domina, denigra o humilla a su pareja. .- El maltrato o abuso de un hombre se produce cuando su pareja utiliza tácticas emocionales, físicas, sexuales o intimidantes contra él. La mujer las aplica para controlar al hombre, salirse con la suya e impedir que rompa con la relación. El hombre maltratado adapta constantemente su comportamiento para hacer lo que quiera su pareja, esperando que así pare los abusos. 
.- El principal motivo del abuso es el deseo de establecer y mantener el poder y control sobre la pareja. El hombre abusado resiste los intentos de su pareja por controlarlo. La mujer abusiva reacciona tomando medidas adicionales para recuperar el control sobre su compañero. 
.- En las relaciones íntimas, el abuso o maltrato no suele ser un incidente aislado. El abuso se va produciendo con el paso del tiempo. Si se permite que el abuso continúe, se vuelve más frecuente y grave.
En la misma publicación se citan  “tácticas de control” en los cuatro tipos de maltrato o abuso, a saber:  1.- Denigraciones. 2.- Control de las finanzas. 3.- Aislar a la pareja y restringir sus libertades. 4.- Abuso espiritual (ridiculizar o insultar la religión o creencias espirituales).
Las “tácticas de abuso físico” incluyen todo acto capaz de causar  dolor o lesión física.
Las “tácticas de abuso sexual” incluyen:
·  Forzar o presionar al hombre a tener un tipo de relación sexual que no desea.
·   Ridiculizar o criticar el empeño sexual del hombre.
·  Privar al hombre de afecto o de relaciones sexuales para castigarlo por haber infringido las reglas de la abusadora.
Las “tácticas de intimidación” son toda palabra o acto que la abusadora utiliza para asustar a su pareja. Por ejemplo: destrucción de la propiedad, amenazas, acoso u hostigamiento.
Otra forma de violencia contra los hombres son las falsas denuncias que muchas veces interponen las mujeres con el fin de hacer castigar a su pareja a través de Tribunales de justicia. Un ejemplo de ello es el siguiente:

“El pasado día 31 de mayo los medios de comunicación dieron mucha difusión al caso de J. A. S. B., hombre de 39 años y vecino del municipio de La Rinconada.
Este señor ha padecido once meses de prisión provisional por unos supuestos maltratos reiterados que cometía contra su mujer, pero ahora el juez ha decidido archivar la causa y ha deducido testimonio contra ella por un delito de denuncias falsas.
En el auto de sobreseimiento el juez afirma que la denunciante tiene una evidente falta de verosimilitud, ya que sostiene haber padecido malos tratos por parte de su marido en fechas en las que este no se encontraba en Sevilla. Por otro lado el forense que ha estudiado las lesiones que presentaba la mujer ha concluido que lo más verosímil es que hayan sido producidas por ella misma.
Tras once meses en prisión provisional este señor sale por fin de una prisión provisional que ha padecido muy injustamente, tan solo por que el juez dio valor a las palabras de la mujer. Y es que la ley vigente de Medidas de protección integral contra la violencia de género (LO 1/2004) al dar por el hecho de serla le ha dado también una poderosa arma para maltratar a los hombres: la interposición de denuncias falsas.
En la actualidad es uno de los maltratos padecidos por los hombres que resulta más frecuente
, y además creciente en progresión geométrica: la impunidad real que tienen las mujeres ante las denuncias que presentan falsamente es casi absoluta, y por ello la noticia de la que ahora nos hacemos eco es tan buena noticia.
Es fundamental que las mujeres sean conscientes de que no pueden utilizar libremente el sistema judicial
para maltratar a sus parejas mediante la interposición de denuncias de delitos no cometidos. Y que si utilizan estas denuncias falsas serán castigadas por ello. Solo así podremos evitar este novedoso y gravísimo método de maltrato. (http://mercedespaton.blogspot.com/2009/06/hombres-maltratados-por-denuncias.html)